Introducción

El modelo comercial relacional actual convive con un nuevo modelo digital y no puede verse de forma separada. Esta convivencia de modelos requiere que los procesos y herramientas tengan en cuenta el origen de las acciones comerciales, los canales, los eventos y las tipologías de clientes y deben ser capaces de manejar las gestiones de forma transparente entre ambos mundos.

 

 

Desde el punto de vista del papel del gestor tradicional, este tiene que evolucionar, dándose varias posibilidades y surgiendo nuevos modelos de gestión comercial.

 

 

 

Las interacciones del modelo digital se combinan con la actividad relacional que sigue realizando el gestor a través de la Agenda comercial. Sin embargo, se requiere una adaptación en la forma de trabajar, puesto que pasamos de un Gestor y de una Dirección “analógica” a un modelo “2.0”.

Hay que digitalizar la gestión y la dirección para dar una respuesta eficaz a las nuevas demandas de interacción de los clientes de las entidades.